¡Todos juntos de celebración!

Un día intenso, vivido en plenitud para evocar nuestras raíces: ¡completamente calasancios!

«Los que se comprometen a ejercer con la máxima solicitud esta misión educadora han de estar dotados de una gran caridad, de una paciencia sin límites y, sobre todo, de una profunda humildad» (S. José de Calasanz)