Cosas difíciles son puestas en nuestro camino, no para pararnos, sino para despertar nuestro coraje y fortaleza.

Hace unos días, los alumnos de 6º EP participamos en un taller muy interesante. Se trataba de conocer distintos deportes diseñados para personas con algún tipo de discapacidad (visual, motriz, etc.), pero poniéndonos en su propia piel.

Estuvo sensacional porque jugando, pudimos comprobar lo difícil que debe resultarles y el gran esfuerzo que les supone.

Fue una experiencia muy divertida con la que además trabajamos en algo fundamental: la empatía.